A pesar de su carácter lúdico, la música necesita un ordenamiento y una administración para transformarse en una carrera sustentable. No solo se trata de entender los contratos y aconsejar sobre los acuerdos. Sino también de involucrase para lograr tomar buenas decisiones interviniendo en todas las etapas desde la parte editorial, discográfica y hasta las actuaciones en vivo. Para todo ello es fundamental tener un mapa del universo de la industria y las vinculaciones necesarias para construir un acercamiento correcto.