La comunicación no es un modelo rígido en donde las circunstancias donde se sucede no tienen implicación. Por el contrario es un fenómeno en constante cambio. Es fundamental tener un pleno conocimiento de los aspectos que intervienen en tiempo y espacio para lograr alcanzar en profundidad a las audiencias que se busca focalizar.